viernes, 5 de agosto de 2011

Riglos, Valles Occidentales, Pirineos, Cañon del Hospital

Otra escapada pirenaica, esta vez solo dos días escasos pero intensos.
Como siempre salir de currar y directo al destino. Esta vez Riglos. Justo antes de llegar al cartel que indica la entrada del pueblo hay una señal de parking a la derecha. Ese será el furgoperfecto para esta noche.
Parking llano, tranquilo y con buenas vistas:

Los famosos "Mallos de Riglos"


Justo detrás en lo alto de monte está el mirador de los buitres, destino para el día siguiente.

Empieza la ruta:

Subiendo por el pueblo de Riglos, una cuesta empinada a la derecha, y luego en una pequeña plaza otra vez a la derecha se toma la pista que coincide con el GR-1
A la izquierda la " Peña de los buitres", zona de cría de buitres leonados.

Al frente, la peña de D. Justo, y la vía ferrata.

La aproximación hasta la vía ferrata es relativamente sencilla, primero por la pista, hasta una indicación en el camino hacia las "clavijas", se cruza un pequeño riachuelo ( no llevaba agua). y se atraviesa un pequeño bosque por una senda algo más estrecha. Seguir siempre las indicaciones hacia la Fuente de Cubilillo.

La ferrata no tiene ningún cártel comienza con este aviso:


El cartel informativo está en el propio pueblo de Riglos, antes de empezar la cuesta. La califica como MD (significa muy difícil, según la escala Husler.... , Muy Divertida, según otras escalas ;-) ).

No es complicada en sí, tiene algún pequeño desplome, es vertical pero con muchas "terracitas" para poder descansar y mirar el paisaje:



Lo más "complicado" de esta vía es que en vez de las habituales grapas, está equipada con clavijas, a mi entender bastante más peligrosas:
.

Ya en la cumbre:
El mirador de los buitres, sugerencia de Félix Rodríguez de la Fuente.
Vista de la peña de los buitres, bastante regenerada desde el incendio de 2001:


El descenso se puede hacer de varias formas:
Por una pista accesible con vehículo desde el mismo mirador.
Por una zona conocida como los 7 rápeles, que al día siguiente me desaconsejaron totalmente.
Por la bajada " normal" detrás de la Peña de D. Justo.

Utilicé esta última y la verdad es que es muy divertida, es un tramo bastante inclinado entre árboles, y en algunas zonas equipado como si fuese otra vía ferrata de descenso.



Tiene incluso en mini-tibetano, con una altura más que respetable ;-) .


Tramo con escaleras de descenso, parecidas a las de Broto-Sorrosal, pero de bajada:

Un poco más de bajada y ya se enlaza con el camino de subida, un poco por encima del cruce del rio.

Una muy buena ferrata, con aproximación y descenso largos. Personalmente las prefiero a las que tienen el parking a pie de vía.

El objetivo de la tarde era otra ferrata, dos en realidad, las de peñas juntas, pero los 35ºC y la amenaza de tormenta.... como que no... plan alternativo:



Un bañito en estas pozas, están casi en la misma carretera, la que da acceso a Murillo , antes de llegar a la zona de la presa.

Se ven desde la carretera y están de lujo:

Al día siguiente, había quedado para unirme a un grupito y hacer un barranco. La empresa era de Murillo de Gállego, así que a dormir a Murillo. Paseito por el pueblo, tiene una necrópolis medieval en lo alto muy chula y poco más.

Y al barranco.
Dije alguna vez que a mi no me iban a ver colgando de una cuerda y... cada poco a escalar o de ferratas....
Dije también, no le veo la gracia a saltar en los barrancos y veréis:


Rappel 18 metros y "al agua"


Llamando a "kit":
Kit pasa a recogerme!!

No son pañales... el arnés es así:

Uno de los rápeles:

Al final de descenso...
¡Muy divertido!.

Y ahora, al mundo real... pero pronto volveré por aquí....









2 comentarios:

  1. buena crónica, y muy bonitas las fotos.
    felicidades!

    saludos, nos leemos!
    Òscar

    ResponderEliminar